Quemaduras

Que hacer y que buscar

Las quemaduras, no importa cuán grandes o severas sean, ¡son lesiones que siempre nos daran terror! En Just 4 Kids, hemos visto y tratado muchos tipos de quemaduras y entendemos lo atemorizantes que pueden ser. Las quemaduras son un tipo de daño al tejido corporal por calor, productos químicos, luz solar, líquidos calientes y otras diversas causas. Generalmente se clasifican según su gravedad en 1er grado, 2do grado o 3er grado, siendo este último el más grave.

Puede ser difícil diagnosticar qué tipo de quemadura tenga su hijo por sí mismo. Utilice esta guía para determinar el grado de quemadura que podría tener su hijo y, como siempre, si tiene alguna pregunta, contáctenos.

Quemaduras de 1er Grado

Las quemaduras de primer grado, o “quemaduras superficiales”, sólo afectan a la capa más externa de la piel, causando daño mínimo. Son comunes y ocurren diariamente. ¡Los niños son especialmente susceptibles ya que son muy curiosos!   

Síntomas de una quemadura de primer grado:

  • Inflamación menor
  • Enrojecimiento
  • Caliente al tacto
  • Dolor en y alrededor del área afectada
  • Piel seca que se pela mientras sana

Por lo general, estas quemaduras sanan en un plazo de 7 a 10 días, y la mayoría de las veces se pueden tratar fácilmente en casa.

Cómo tratar una quemadura de primer grado:

  • El acetaminofeno (Tylenol) o el ibuprofeno (Motrin) pueden ayudar a aliviar el dolor y la inflamación.
  • Aplique agua fría a la herida, pero no use hielo. Empeorará el daño a la piel.
  • Aplique lidocaína o aloe vera en el área, ayudará a calmar la quemadura.
  • Aplique un ungüento antibiótico como Polysporin o Neosporin para ayudar a proteger el área de infecciones.
  • Evite el algodón. Las fibras pueden adherirse a la piel y aumentar el riesgo de que la lesión se infecte. Si tiene que cubrirlo, trate de usar gasa especial.
  • Si la quemadura es mayor de tres pulgadas, o está en la cara o en una articulación importante como el tobillo, la rodilla, el hombro o el codo, considere la posibilidad de que un médico le eche un vistazo. Si tarda más de 10 días en sanar, lleve a su hijo al médico. Puede haber una infección o irritación impidiendo que sane adecuadamente.

Quemaduras de 2do Grado

Estas lesiones son mucho más graves y tienen la capacidad de causar mucho más daño que una quemadura menor de primer grado. Las quemaduras de segundo grado dañan por debajo de la capa superior de la piel, causando frecuentemente ampollas y llagas incómodas.

Síntomas de una quemadura de segundo grado:

  • Inflamación
  • Ampollas que tienen una apariencia húmeda o acuosa
  • Enrojecimiento
  • Caliente al tacto
  • Dolor en y/o alrededor del área afectada
  • Piel seca que se pela mientras sana

Estas quemaduras pueden ser dolorosas y atemorizantes para su hijo, pero como las quemaduras de primer grado, la mayoría se tratan con éxito en casa. Muchas de las quemaduras menores de segundo grado pueden durar entre 10 días y tres semanas, aunque lesiones más graves pueden tardar más. También puede haber alguna decoloración en la piel después de que haya sanado.

Cómo tratar una quemadura de segundo grado:

  • Es increíblemente importante mantener el área limpia. Enseñe a su hijo a que se abstenga de tocar el área, de hacer estallar cualquier ampolla o de quitarse el vendaje.
  • El acetaminofeno (Tylenol) o el ibuprofeno (Motrin) puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación.
  • Aplique agua fría, pero no use hielo. Puede empeorar el daño a la piel.
  • Aplique un ungüento antibiótico como Polysporin o Neosporin para ayudar a proteger el área de infecciones.

Una vez más, evite el algodón. Use gasas especiales y una crema antibiótica, el vendaje adecuado puede ser vital para evitar la infección. Comuníquese con su médico de atención primaria, o con Just 4 Kids si la quemadura es mayor de tres pulgadas, o si está en la cara o en una articulación importante. Puede ser necesario otro tratamiento, como antibióticos o incluso injertos de piel, para las lesiones más graves. En Just 4 Kids, estamos bien equipados para tratar quemaduras de primer grado y la mayoría de las de segundo grado.

Quemaduras de 3er Grado

Ningún padre quiere escuchar que su hijo tiene una quemadura de tercer grado. Este es el tipo más severo de quemadura que su hijo pueda enfrentar. Esta lesión daña todas las capas de la piel y no debe tratarse en casa.

Síntomas de una quemadura de tercer grado:

  • Color blanco con aspecto ceroso
  • Hinchazón
  • Color marrón oscuro, rojo o amarillo
  • Piel que tiene una textura elevada y parecida a la del cuero
  • Puede no haber ningún dolor, ya que los nervios pueden estar dañados o porque el shock causó alguna alteración en la respuesta
  • Char

Cualquier quemadura de tercer grado debe ser tratada por un médico tan pronto como sea posible, ya que tiene un mayor riesgo de infección, pérdida de sangre o incluso shock. Las heridas que no se tratan tienen pocas posibilidades de curarse por sí solas. No desnude a su hijo, pero trate de asegurarse de que no haya ropa pegada a la quemadura. Si puede, trate de mantener la lesión elevada por encima del corazón. Este tipo de quemadura se trata mejor en la sala de emergencias.

¿Has oído alguna vez el dicho: ¿”La mejor defensa es un buen ataque”? En Just 4 Kids, no podríamos estar más de acuerdo. Lo mejor que puede hacer para proteger a su hijo de las quemaduras es ser proactivo en la prevención.

Mantenga la cocina como “zona libre de niños” durante la cocción, a menos que sea supervisada.

  • Coloque las ollas lejos de la parte frontal de la estufa donde las manos pequeñas puedan agarrarlas fácilmente.
  • Mantenga un extinguidor de incendios en su casa en un área accesible para usted y otros adultos responsables.
  • Pruebe los detectores de humo mensualmente y reemplácelos una vez cada diez años aproximadamente.
  • Mantenga los fósforos, encendedores y productos químicos dañinos fuera del alcance de los niños.
  • Deseche los cables eléctricos dañados.
  • Instale las cubiertas de los tomacorrientes.
  • Siempre pruebe la temperatura del agua del baño antes de colocar a su hijo en ella.
  • Aplique protector solar a su hijo cuando pase tiempo al aire libre.
  • Limpie con frecuencia las trampas de pelusa de la secadora.