Infecciones

Que buscar y que hacer

Aunque las infecciones de oído son comunes en los niños pequeños, existen muchos tipos de infecciones que pueden enfermar a niños de todas las edades o causarles molestias. Los niños están expuestos a bacterias y virus que causan infecciones en la piel, los ojos, los pulmones, el estómago, el tracto urinario y en todo el cuerpo. Las infecciones micóticas también pueden llevar a afecciones como la pañalitis, la tiña, el pie de atleta o las infecciones vaginales por levaduras en las niñas.

Dolor de oídos

La mayoría de los niños contraerán al menos una infección de oído antes de cumplir los tres años. Pueden ser difíciles de reconocer para los padres, especialmente en niños pequeños que no son capaces de comunicar cómo se sienten. Casi siempre comienzan como un resfriado común (la infección del oído en sí no es contagiosa). Las secreciones pueden quedar atrapadas en el oído medio, dando paso a virus y bacterias para que infecten, lo que llevará a un tímpano abultado o enrojecido. Aquí hay algunos signos importantes:

  • Dolor de oídos
  • Malhumorado o irritable
  • Tirando de sus orejas
  • Líquido que drena de su oído
  • Síntomas de resfriado y/o fiebre
  • Dificultad para oír
  • No tiene apetito
  • Vómitos
  • Diarrea

Infecciones micóticas

Las infecciones micóticas son causadas por parásitos (hongos) que viven en o dentro de plantas o animales. Algunos incluso pueden vivir en las personas y causar enfermedades de la piel. Algunas infecciones fúngicas comunes son:

  • Tiña corporal: se trata de una infección fúngica en el cuerpo. Los signos y síntomas incluyen parches escamosos circulares u ovales con bordes rojos y elevados, comezón y un área inflamada que podría exudar pus.

  • Tiña del cuero cabelludo: es una infección fúngica del cuero cabelludo que ocurre principalmente en niños pequeños. Los signos y síntomas incluyen parches sin cabello, puntos negros en el cuero cabelludo, parches escamosos y con comezón, pelos cortos rotos y áreas blandas levantadas y sensibles.

  • Pie de atleta: es una infección fúngica del pie que ocurre principalmente en adolescentes y adultos. Los signos y síntomas incluyen piel agrietada y adolorida entre los dedos de los pies, picazón y piel en carne viva, uñas gruesas y descoloridas y problemas con la planta del pie.

Infecciones bacterianas

Las infecciones bacterianas son causadas por microbios y pueden causar varias enfermedades. Estas se propagan de muchas maneras, incluyendo:

  • Tos y estornudos
  • Contacto con alguien que está infectado
  • Contacto con una superficie, alimento o agua contaminada
  • Contacto con animales o insectos infectados

Este tipo de infección varía mucho dependiendo del tipo de bacteria involucrada, el estado de salud y otros factores. La enfermedad puede variar desde una infección de oído o una faringitis estreptocócica hasta condiciones mortales. Algunas de las infecciones más comunes son Salmonella (intoxicación alimentaria), E. coli (enfermedad gastrointestinal), MRSA (puede ser mortal), neumonía bacteriana (causada por una variedad de bacterias) y meningitis bacteriana (causa inflamación del cerebro).

La mejor manera de asegurarse de que su hijo evite una infección es asegurarse de que usted y su hijo se laven las manos con frecuencia. Probablemente no hace falta decirlo, pero debería lavarse las manos después de hacer lo siguiente:

  • Toser o estornudar en las manos o limpiarse la nariz
  • Usar el inodoro o ayudar a un niño a usar el inodoro
  • Cuidar a alguien con cualquier tipo de infección
  • Limpiar el vómito o la diarrea
  • Limpiar la nariz del niño
  • Cambiar el pañal
  • Manipular carne cruda
  • Manipular mascotas o animales
  • Antes de preparar o servir alimentos y antes de comer

Dolor de oídos

También se recomienda amamantar a su hijo durante el primer año porque la leche materna contiene anticuerpos que pueden ayudar a reducir la posibilidad de infecciones del oído. También debe mantener a su bebé sentado cuando lo alimenta (tanto como sea posible) para ayudar a prevenir que la leche entre en el área del oído medio. Las alergias son otra cosa a tener en cuenta. Si hay moco de las alergias que bloquea la trompa de Eustaquio, las probabilidades de una infección aumentan. Los niños que no están expuestos pasivamente al cigarro y los niños que están vacunados también han demostrado ser menos propensos a contraer infecciones de oído.

Infecciones micóticas

Debido a que las infecciones micóticas se propagan por el contacto con otra persona, mantenga a los niños alejados de las personas y animales infectados. Tal vez quiera disuadir a su hijo de compartir objetos personales como un peine o un sombrero con otros niños. Asegúrese de que usen zapatos en áreas públicas y que tengan una buena higiene general. Si usted tiene un niño con pie de atleta, puede obtener aerosoles, polvos y cremas especiales en la farmacia. Los agentes tópicos más efectivos son terbinafina, azoles y ciclopiroxolamina.

Infecciones bacterianas

Hay algunas cosas que puede hacer para disminuir las probabilidades de que su hijo contraiga una infección bacteriana. Lavarse las manos y las de su hijo es importante, especialmente antes de comer y después de ir al baño. Deles un pequeño desinfectante antibacteriano para las manos para que lo lleven en la mochila. Limpie cualquier corte abierto con agua y jabón. Enséñeles a taparse la boca al toser o estornudar y a no ir a la escuela para evitar que se enfermen.

Dolor de oídos

Si su hijo tiene fiebre, recomendamos que consulte a un pediatra. Para un niño que tiene menos de seis meses de edad, es probable que se necesiten antibióticos. Para los niños mayores de seis meses, los médicos generalmente tratan de no usar antibióticos si es posible. Después de 2 a 3 días, si no hay signos de mejoría, entonces podría ser el momento de tomar antibióticos.

Infecciones micóticas

Para una infección en el cuerpo o la cara, el médico puede sugerir una loción antimicótica. O, si es generalizado, el médico puede darle un medicamento antimicótico que se toma por vía oral.

Infecciones bacterianas

Las señales de que es hora de ver al médico incluyen:

  • El niño está vomitando y no ha orinado durante 6-8 horas
  • Un resfriado persiste durante 7-10 días y no muestra signos de mejoría
  • El niño tiene una fiebre de 102 o más
  • Cualquier fiebre para un niño menor de seis meses
  • El niño está letárgico o no es consolable

Se pueden prescribir antibióticos para combatir la enfermedad. Son esenciales para una infección bacteriana, pero no si su hijo está lidiando con un virus. Incluso si el niño comienza a sentirse mejor y a actuar como de costumbre, asegúrese de que tome la cantidad de antibióticos completa. Esto asegurará que se recuperen plenamente.

No importa la edad de su hijo, si usted sospecha que su sistema inmunológico está luchando contra algún tipo de infección, venga a vernos a Just 4 Kids Urgent Care o reserve su lugar en la fila. ¡Cuidaremos mucho a su hijo!