Esguinces

Que buscar y que hacer

Cualquier rasguño o golpe es un gran problema para su hijo, pero averiguar si hay algún daño real puede ser difícil. Un esguince no es la excepción. Los esguinces son lesiones difíciles de diagnosticar, especialmente en un niño. A veces los síntomas no aparecen hasta el día siguiente. Entonces, ¿cómo un padre puede identificar este tipo de lesión? Just 4 Kids está aquí para ayudarlo.

Lo primero que hay que saber sobre los esguinces y las torceduras es la diferencia entre ellos. Los síntomas son increíblemente similares y los tratamientos son prácticamente idénticos para las lesiones leves.

Los esguinces son lesiones que ocurren cuando los ligamentos se estiran o desgarran. Los ligamentos son bandas fibrosas fuertes que conectan los huesos con las articulaciones. Los esguinces comunes se localizan en los tobillos, las rodillas y las muñecas. Es fácil que te lesiones por un esguince. ¡Los niños torpes o desatentos a menudo se lesionan de este modo!

¿Qué puede causarlos?

  • Caminar o hacer ejercicio en el suelo o en una superficie irregular
  • Pivotear o girar rápidamente durante la actividad física
  • Extensión excesiva o un mal aterrizaje durante una caída
  • Juego extremadamente rudo

Síntomas a tener en cuenta:

  • Hinchazón
  • Moretones y decoloración alrededor de la articulación afectada
  • Dolor
  • Incapacidad o capacidad limitada para mover la articulación lesionada
  • Un sonido de “chasquido” que ocurre en el momento de la lesión

Todos los síntomas variarán según el área afectada y la gravedad de la lesión.

Las torceduras son lesiones que ocurren cuando un músculo o tendón se estira o desgarra. Los tendones son cuerdas fibrosas fuertes que conectan los músculos con los huesos. Las distensiones comunes se localizan en los tendones isquiotibiales, la espalda y el cuello. Es fácil lesionarse por distensiones, ¡para cualquiera! Pueden ocurrir en los momentos más simples, ¡muchas veces durante actividades o movimientos que usted o su hijo realizan todo el tiempo! Hay dos tipos de torceduras: crónicas y agudas.

Las torceduras agudas ocurren cuando el músculo se ha tensado o se ha desgarrado después de haber sido estirado demasiado o muy rápido.

¿Qué puede causarlas?

  • Resbalar y/o caer en el hielo
  • Actividad simple como correr, lanzar o saltar
  • Levantar un objeto, especialmente objetos pesados, mientras se encuentra en una posición inapropiada.

Las torceduras crónicas pueden ocurrir cuando el músculo ha sido sometido a movimientos repetitivos prolongados, provocando cansancio y debilidad muscular.

¿Qué puede causarlas?

  • Movimientos repetitivos en el trabajo
  • Deportes que requieren movimientos repetitivos como tenis, remo, gimnasia, béisbol, baloncesto o golf.

Síntomas a tener en cuenta:

  • Inflamación alrededor del área afectada
  • Dolor
  • Espasmos musculares (también pueden ser dolorosos para su hijo)
  • Incapacidad o capacidad limitada para mover los músculos lesionados

Una vez más, los síntomas variarán dependiendo del área afectada y de la gravedad de la lesión de su hijo.

Muchos de estos tipos de lesiones se pueden tratar con éxito en casa. Si su hijo tiene un esguince o torcedura leve, hay algunas cosas que Just 4 Kids recomienda para aliviar el dolor de su hijo y devolverlo a su estado normal y enérgico.

El ibuprofeno (Motrin) o el acetaminofeno (Tylenol) ayudan a reducir el dolor y la inflamación. Siempre use los medicamentos como se lo indique su farmacéutico o su médico. Si tiene alguna pregunta sobre dosis o usos, no dude en contactarnos.

El protocolo RICE – El protocolo RICE es un proceso de cuatro pasos que puede utilizar para cualquier tipo de lesión para aliviar el dolor y la presión en el área. Si usted puede recordar estos pasos, está bien encaminado a sanar la lesión, o al menos hacia el alivio de la incomodidad hasta que pueda llevar a su hijo al médico.

  • R – Descanso (Rest). Debe suspender cualquier ejercicio o actividad física. Trate de evitar poner peso en la articulación, músculo o extremidad afectada.
  • I – Hielo. (Ice) Debe aplicar hielo durante al menos 20 minutos, cada 2-3 horas en la lesión. Si no tiene bolsas de hielo, use verduras congeladas o bolsas de fruta. También puede poner cubitos de hielo en una bolsa ziploc. Asegúrese de colocar un paño entre la bolsa de hielo y la piel. Esto puede ser incómodo para su hijo, pero es importante para ayudar a reducir cualquier hinchazón.
  • C – Compresión. Usando un vendaje o cinta de entrenador, usted puede usar compresión para ayudar a reducir la hinchazón al envolver el área. Afloje o retire el vendaje si el área se adormece o si el dolor comienza a aumentar.
  • E – Elevación. Trate de mantener la lesión elevada por encima de su corazón si es posible. Esto se hace fácilmente poniéndolos en su cama o en el sofá, y colocando almohadas debajo del área afectada.

Hay ocasiones en las que un esguince o torcedura debe ser tratado por un médico. Si la lesión de su hijo es grave, puede requerir tratamiento adicional, como fisioterapia, inyecciones de corticosteroides o incluso cirugía.

Por favor llame a su médico de atención primaria o a Just 4 Kids si nota alguno de estos síntomas:

  • Hinchazón, dolor y/o moretones que empeoran con el tiempo y no mejoran con el tratamiento en el hogar
  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Dificultad para moverse o pararse sin dolor intenso
  • Entumecimiento u Hormigueo en cualquier parte del área lesionada
  • Deformidad articular
  • Incapacidad para aplicar presión o peso sobre el área afectada